Nacido en Amberes en 1929, Jacques Zimmermann se instalará rápidamente con su familia en Bruselas. Es allí donde descubre a los paisajistas flamencos y holandeses. Inicia estudios de dibujante en el Institut Saint-Luc de Bruselas.

Después de la guerra, en 1951, comienza a exponer en la librería-galería Saint-Laurent de Philippe-Edouard Toussaint, donde se reunen numerosos jóvenes artistas innovadores (Léopold Plomteux, Jo Delahaut, Jean Milo, Camiel Van Breedaem, Jacques Lacomblez, Marie Carlier, etc…) hasta que respondió a un anuncio para una gira de titiriteros por el Congo belga, donde su esposa lo acompañará. Entonces será decorador de teatro y titiritero.

Esta estancia de un año en Africa (1955 – 1956) marcará la obra de Jacques Zimmermann, no tanto por el encuentro con el arte africano, sino por la naturaleza exuberante que descubre al margen de la gira, y que seguirá siendo una fuente recurrente de inspiración («Jacques Zimmermann», sobre Éditions Syllepse).

En 1957 se adhirió al movimiento “Phases”, fundado en París por Edouard Jaguer en 1952 – 1953, que adoptó la ética del surrealismo. Desde el principio, la obra artística de Zim fue nutrida por el realismo mágico de las perspectivas de Chirico.

De 1956 a 1994 fue nombrado profesor de composición en dibujo en el Institut de Saint Luc en Bruselas.

Durante los años 1960 y 1970, maneja una triple carrera de pintor, profesor de dibujo y titiritero. El peso de esta triple actividad es una de las razones de la interrupción casi total de su carrera de pintor entre 1974 y 1979.

Sin embargo, es en este momento cuando la abstracción cede el paso a una figuración onírica en la que dominan seres ambiguos, apenas removidos de su suelo abstracto, mitad insectos, mitad personajes teatrales. Junto a las obras pintadas nacen obras con puntafinas, grandes dibujos en blanco y negro donde Jacques Zimmermann integra la influencia de los dibujos de Albrecht Dürer.

En la década de 1980, expuso principalmente en la International Art Gallery de Lasnes. En 1990, participa en la exposición «Phases -Belgique», en Mons, junto a los antiguos colaboradores de la revista Edda.

Su carrera de pintor toma poco a poco la delantera, mientras que termina su carrera de titiritero, y luego, en 1994 , la de docente. Jacques Zimmermann realiza también ensamblajes de madera y metal, fuertemente inspirados en el arte africano del que es gran coleccionista. Su pintura se combina admirablemente con este tipo de arte.

En 1996, se organiza una retrospectiva de su obra en la casa comunal de Schaerbeek (Jacques Zimmermann, Itinéraire ,Catálogo de exposición).

En 2001 fue elegido miembro de la Real Academia de Bellas Artes de Bélgica.

En 2014, fue galardonado con el Premio Gaston Bertrand, recompensando «a un pintor belga de al menos 45 años, con su propio enfoque y sus medios inventados por él, para hacer visible su mundo interior». En esta ocasión tiene lugar una gran retrospectiva en el Centro de Arte del Rouge-Cloître («Jacques Zimmermann – Ganador del Premio Gaston Bertrand»).

Le gusta explorar un mundo poderosamente onírico que se encuentra en la encrucijada de las formas inventadas y del paisaje imaginario. Sus cuadros se componen de sensaciones vegetales y minerales, bañadas a veces por un sol resplandeciente o los fríos resplandores de las auroras boreales.
¡Hoy, con más de 90 años, Zim sigue pintando!

Obras en las colecciones de: Musée des Beaux-Arts de Bruxelles, Musée des Beaux-Arts de Mons, Crédit Communal de Bruxelles, Banque Bruxelles-Lambert, Etat belge, Musée royal de Mariemont, Province du Hainaut, Université libre de Bruxelles.